MEDITACIONES

MEDITACIONES · 01. junio 2020
Nunca sabe uno la fuerza que alberga hasta que se ve metido en la refriega, por el acoso de lo adverso, que amenaza interiormente. Nunca se experimenta la mano que sostiene en el abismo, hasta que por fe nos echamos en las manos de la Providencia. Nunca sabe el poeta el verso por anticipado, antes de que le brote la inspiración, que lleva la mano a plasmar la luz que encierra la palabra. Nunca se conoce el acontecimiento mientras no se vive el presente, el hoy de cada día, el ahora de cada...
MEDITACIONES · 24. mayo 2020
¿Qué te llevas, Señor, de nosotros en tu ascensión? ¿Qué nos dejas de ti a tu paso por nuestra historia? Te dejo mi presencia real, aunque invisible. Te dejo mi Palabra siempre viva, compañera en tu camino. Te dejo mi enseñanza, en la que te he mostrado la manera de ser feliz en este mundo y para siempre. Te he dejado la permanente posibilidad de obsequiarme en lo que hagas al prójimo. Te he dejado en los sacramentos los medios para vivir la vida divina. Te he dejado mi declaración de...
MEDITACIONES · 21. mayo 2020
Hoy, 21 de mayo, de 2020, quiero rendir homenaje a la historia centenaria de este lugar monástico de la Buenafuente, porque hace 775 años llegó hasta aquí el Císter, con el visto bueno de la abadía de Santa María de Óvila, situada en el término de mi pueblo natal, en Trillo, y de otros abades, que aprobaron la llegada de monjas blancas venidas desde Casbas, Huesca. Este día, hace veinticinco años, el Nuncio de su Santidad, Mons. Mario Tagliaferri nos presidía la Eucaristía y...
MEDITACIONES · 27. abril 2020
Pasos perdidos, anónimos, florecidos. Estela de salmodias esparcidas, sin medida. Es privilegio hablar con la foresta, y pasear entre chozones carboneros. Se cierne la tormenta, la amenaza de lluvias, granizo, rayos, vendavales, mas es mayor el deseo de aire puro, de sentir en la piel el viento fresco. Anda uno clandestino, pudoroso, en tiempos confinados, en clausura. Y siente el privilegio de estar solo, compañero de riscos y enebrales. Y reza el corazón, ya sin cuentas, sin saber si llega...
MEDITACIONES · 26. abril 2020
Me fui conmigo mismo a la espesura, guiado por los pasos más antiguos, veredas emboscadas entre zarzales, para ver los paisajes retenidos. Recordé los antiguos caminos, guardados en la mirada temprana, cuando a solas recorrí estos parajes, como si en verdad fuera yo el primero. Me he encontrado igual de solitario. Como dicen del primer Adán, recreé el paseo de Dios y el ser humano, al caer la tarde, junto al río. Nada ni nadie fueron testigos. El bordón fue compañero amigo en la subida...
MEDITACIONES · 13. abril 2020
Quiero arriesgarme a creer, por más que las señales no aparezcan. Me echo en manos de la confianza, por ilógica postura que parezca. Si los que vivieron desde antiguo, esperaron la venida de Tu Reino, y se mantuvieron por siglos en espera, no obstante acontecimientos adversos. Si el resto de Israel se fio de la promesa, y fueron profetas de tu advenimiento; Si tu Madre, María, esperó este día, y se mantuvo discreta y en silencio. Hoy quiero sumarme a los que cantan, el retorno del exilio,...
MEDITACIONES · 11. abril 2020
Señora, ¿dónde te quedabas los días de la Pasión de tu Hijo? No apareces en Betania, ni en el Cenáculo. Solo sabemos que estuviste de pie junto a la Cruz, y fuiste testigo de cada minuto de la agonía del mejor hijo de los hombres, de Aquel que tú acariciaste y envolviste en pañales en Belén. Sabemos que en las horas más recias te acompañaron algunas mujeres. La piedad cristiana ha cruzado tu mirada con la de tu Hijo en la Vía Dolorosa. No consta que pudieras ir entre la multitud,...
MEDITACIONES · 11. abril 2020
“Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque por tu Cruz redimiste el mundo” Señor, porque Tú fuiste vendido, traicionado, y negado, hoy cabe descubrir un sentido redentor en momentos de soledad, de abandono, y de infidelidad. Porque Tú lloraste, sentiste tristeza, viviste momentos de angustia, hoy nos ayudas a encontrar o a esperar algún sentido en circunstancias de desolación. Porque Tú fuiste insultado, vejado, herido, no es morboso trascender las pruebas ni enfermizo consolarse...

Mostrar más