MEDITACIÓN

dom

18

jun

2017

Adoración del Santísimo Sacramento

Jesucristo, creo que estás realmente presente bajo el velo de las especies del pan y del vino consagrados. Con tu ocultamiento, me permites permanecer delante de ti sin rubor a pesar de mi pobreza.

Cuando acudo a estar contigo, me pregunto si debo mantener algún discurso, y prefiero permanecer en silencio, sabiendo que Tú me miras y que te agrada mi opción de perseverar ante ti. Aunque no sé si esto es un argumento cómodo.

Sé que en otros muchos momentos actúo de manera emancipada o distraída, y me exijo a mí mismo que al menos el tiempo de estancia en adoración frente a tu presencia sacramental sea un tiempo gratuito, conscientemente ofrecido, como respuesta a la paciencia que tienes conmigo cuando me disperso. 

Si en el tiempo de adoración, no percibo sentimientos consoladores, me digo a mí mismo que así es más pura mi estancia, porque no la mantengo por la consolación que siento. Estoy convencido de la gran ganancia que obtengo cuando te ofrezco el obsequio de estar en adoración solo por ti.

Leer más

dom

11

jun

2017

Oración a la Santísima Trinidad

¡Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal, Trinidad santísima! No te veo y me abrazas. Me supera tu misterio, y me habita. Quiero bendecir tu santo nombre: ¡Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo!

Sin embargo, aunque no te veo, si pienso en quién me ha dado el ser, de quién procedo, surge en mí la relación agradecida a tus manos, pues Tú me formaste en el seno materno, Tú me sostenías en el vientre de mi madre, Tú tejiste mi existencia. Tú amasaste mi barro, Tú eres mi Hacedor y yo soy tu criatura. Y por gracia me permites que te invoque entrañablemente y me dirija a ti como a Padre, y hasta que pueda llamarte “papá”. 

Cuando me pregunto por mi identidad, hay momentos en los que me asalta la decepción, por sentir tan fuertemente mi pobreza. Y en esas circunstancias, me viene a la memoria la Palabra revelada, que me asegura que he sido hecho no solo por ti, sino a imagen tuya, a imagen de tu Primogénito. Mi naturaleza, por tu designio de amor, es semejante a la que tomó tu Hijo en el seno de la Virgen Nazarena. Mi carne es en verdad la túnica de tu Hijo amado, por la que puedo saberme hermano suyo. Por la Encarnación de tu Hijo, nacido de mujer, puedo establecer con Él la relación fraterna, amiga y compañera; con Él, que nos reveló tu amor divino y nos ha salvado de perecer en nuestra pobreza. En verdad me has hecho coheredero con Cristo, heredero tuyo. ¡Soy hermano de Jesús!

Leer más

dom

21

may

2017

Ante la imagen de la Virgen peregrina de la Virgen de Fátima

Durante los días en los que estamos siendo acompañados por el paso de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima, me he venido preguntando insistentemente ¿por qué se ha dejado ver Nuestra Señora a los pastorcitos ella sola, sin llevar al Niño Jesús en los brazos?

Y me he sorprendido mucho más cuando he recordado el icono de la Virgen de Guadalupe, quien se mostró al indio Juan Diego, la visión que tuvo santa Catalina Labouré en la Rue du Bac, en París, las apariciones de la Virgen en Lourdes a la pequeña Bernadette, las que ocurrieron en la Salette, y últimamente en Medjugorje. En todos los casos, los videntes testimonian que Nuestra Señora se les muestra sin el Niño Jesús. 

Me he seguido preguntando: ¿Por qué se muestra así la Madre de Jesús, si la causa por la que es la Llena de Gracia, la Inmaculada, la Asunta al Cielo, la Coronada de gloria es su maternidad divina? ¡Y siempre se nos dice a Jesús por María!

Leer más

sáb

19

nov

2016

Travesía en el lago de Galilea

AL DESPERTAR ME SACIARÉ DE TU SEMBLANTE

Es la hora de la luz recién amanecida, de la brisa sonriente, que riza las aguas y las tiñe de color marino intenso.

Y le digo a mi memoria: “¡Despierta!” pues ante los ojos tienes el destello de la mirada creadora, el brillo de la gloria de Quien pasó por estas aguas atrayendo hacia sí el seguimiento de aquellos pescadores.

 

Y el cielo se refleja nítido en la anchura iluminada, certeza de la mirada del rostro amigo del Maestro Nazareno, Quien puso su morada a la orilla del Mar de Galilea.

Leer más