mar

03

oct

2017

El Señor es mi fuerza

Queridísimos amigos: Con el buen sabor en la boca del Día de la Amistad, nos reencontramos esta tarde en la oración. En el tradicional concierto, nos deleitó un coro muy especial, formado por nuestros amigos más jóvenes. A todos ellos, a quienes les ayudaron y a sus familias les damos las gracias de todo corazón. Ciertamente somos una Comunidad muy privilegiada y uno de los motivos es por los grandes Amigos que nos ha regalado el Señor.

Para nosotras, el verano que ha finalizado ha sido intenso, gracias a Dios. Y a la vez hemos vivido, como siempre, que Dios ha provisto todo lo que hemos necesitado. Lo mejor, la ayuda de muchas personas que han colaborado con su esfuerzo y nos han aliviado en nuestra carga de trabajo. El Señor nos ha cuidado como a las niñas de sus ojos y a la sombra de sus alas nos ha escondido del enemigo mortal, del Tentador, que ha querido cercarnos: con el cansancio, el calor, los sucesos imprevistos, las incomprensiones, la soledad, la escasez de agua…. (cf. Sal 17, 8-9). Finalmente, por su inmensa misericordia, hoy podemos cantar con el salmista: “El Señor es mi fuerza y mi energía, Él es mi salvación (Sal 117,14).

Leer más

mar

06

jun

2017

Todos los días, el mismo paisaje; cada día, nuevo

Queridísimos amigos: 

Es una gran alegría encontrarnos, compartir nuestra fe. Este es hoy un gran regalo del Señor, en este mundo individualista que trata de relativizarlo todo; por eso nos ayuda escuchar al evangelista san Juan: “No sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo” (Jn 15, 19). Es decir, ya no debemos dejarnos arrastrar por doctrinas complicadas y extrañas (cf. He 13, 9), o por lo que hace todo el mundo. Porque la elección que Dios ha hecho de nosotros es irrevocable (cf. Rm 11, 29). 

Mientras escribimos estos pensamientos, hemos reiniciado el Tiempo Ordinario, y estamos gozosas por la celebración solemne de Pentecostés. La Vigilia, podríamos decir en sentido amplio, se inicia, ya por la mañana, con la romería a la ermita de la Virgen de los Santos. Porque reunidos los discípulos con la Virgen María en el Cenáculo, recibieron el Espíritu Santo. Este año, por las lluvias se suspendió la romería, y los pueblos de Huertahernando y de Buenafuente del Sistal con la Comunidad celebramos juntos la Eucaristía en honor a la Virgen de los Santos. Así, reunido el pueblo de Dios en torno a nuestra Madre, recibimos el Espíritu Santo,  cada uno personalmente, pero estando todos juntos.

Leer más

mar

09

may

2017

Quiero mirar con tus ojos, hablar con tu boca...

Queridos hermanos y amigos: nos ha visitado nuestra Madre, la Virgen María, en su advocación de Fátima. Sí, aceptó la invitación de nuestro capellán, ha venido a nuestro rincón del Alto Tajo y ha sido nuestra huésped. “El Señor ha estado grande con nosotras y estamos alegres” (Cf Sal 125, 3). El entusiasmo y la emoción por la cercanía de nuestra Madre, la Virgen, llena nuestro corazón y nos convence de que tanta atención de nuestra Madre será fecunda. 

Por lo pronto, una comarca envejecida se ha movilizado a recibir a la Virgen. Ha sido como una ráfaga de aire fresco que ha favorecido la convivencia, el encuentro entre los vecinos de los pueblos, los Amigos que habéis acudido de varios puntos de la tierra española y también la Comunidad. Para nosotras ha sido una jornada de puertas abiertas, puertas abiertas al Corazón de María.

Leer más

mar

11

abr

2017

Aprender a amar

Queridos hermanos: Esta semana, cumbre del año litúrgico, nos conviene recordar a s. Pablo: “Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe” (I Co 5,14). Estamos seguras, todos lo hemos vivido en algún momento, ¡Cristo ha RESUCITADO, verdaderamente ha Resucitado! Ojalá esta experiencia contagie toda nuestra existencia y se manifieste así  nuestra unión y comunión, destronando nuestras visiones particulares, nuestros pensamientos y sentimientos, y dejándonos guiar por el Espíritu Santo. 

El Papa Francisco, nos exhortaba al inicio de la Cuaresma con estas palabras: “Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor” (Mensaje Cuaresma 2017).  Ser discípulo de Cristo, es sencillo, no hemos de inventar nada, sólo hemos de seguir los pasos del Maestro y escucharle. En el siguiente texto de la Evangelii Gaudium, el Papa lo explica muy bien: “El Evangelio invita ante todo a responder al Dios amante que nos salva, reconociéndolo en los demás y saliendo de nosotros mismos para buscar el bien de todos” (39).   Esta es nuestra esencia, el testamento que Jesús nos ha dejado:” Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros” (Jn 13, 34-35).

Leer más

mar

07

mar

2017

María, icono de la alegría

Queridos amigos en Jesucristo: Estábamos pensando que desde el último encuentro no habían ocurrido acontecimientos importantes, y claro que los hay. Todo suceso que implica a una persona y en consecuencia a las de su entorno, siempre es significativo para ellas. Decía san Josemaría Escrivá: “Cada alma vale toda la Sangre de Cristo”, como no atender y respetar a cada una de las personas con las que nos relacionamos cada día. En este sentido, el hecho particular más trascendente ha sido el fallecimiento de María Rosa, la madre de Vicente, motivo por el que muchos de vosotros habéis acudido esta tarde, para acompañarle en su despedida. También nosotras nos unimos al cariño y oración de todos por Vicente, por su familia y por el eterno descanso de su madre. 

En segundo lugar, el evento más relevante ha sido el comienzo de la Cuaresma. La Comunidad nos preparamos con el retiro del día 28 de febrero, acompañadas por un sacerdote diocesano de Madrid. Fundamentalmente dedicamos el día a rezar con el Magnificat, la alabanza de María en el encuentro con su prima Isabel. Nos presentó a María como icono de la Alegría, alegría para la que todos hemos sido creados. Y nos invitó a aprovechar este tiempo cuaresmal, para volver a nuestro ser original, a vivir en la Alegría que brota de un corazón enamorado, anclado en Jesucristo. A la conversión que siempre nos ha predicado la Iglesia: “Polvo eres y en polvo te has de convertir”, a descubrirnos profundamente “NADA” y a vivir en la bendición y la alegría porque Dios es Todo.

Leer más

mar

14

feb

2017

Testigos de la esperanza y la alegría

Queridos amigos: Nos alegra compartir la oración hoy, en la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, co-patronos de Europa. En este tiempo en que el continente está perdiendo sus raíces cristianas, estos hermanos entregaron su vida al Señor para que también en los pueblos eslavos se alabe a Dios. Ellos habían escuchado en el corazón: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes” (Mt 28,19). En el siglo primero, en el noveno y hoy, la misión sigue siendo la misma. En cada momento histórico, con los medios que tenemos a nuestro alcance y con la misma debilidad humana “porque llevamos este tesoro en vasos de barro, para que se manifieste en nuestro cuerpo que Él está RESUCITADO” (cf.  2ª Co 4, 7-10). 

Para nosotras, el tiempo transcurrido desde el último encuentro ha sido importante. En primer lugar, el 26 de enero celebrábamos a Nuestros Padres Fundadores, los santos Roberto, Alberico y Esteban. A ellos estamos agradecidas, porque se dejaron seducir por Jesucristo. No se conformaron con la vida que llevaban los monjes de su época, quisieron vivir en plenitud el Evangelio, la Regla de san Benito que habían profesado. Por eso cantamos en la antífona del cántico evangélico de las II Vísperas: “Por vosotros volvió a florecer la viña del Señor”. Su ejemplo nos ayuda a todos a no contentarnos con una vida mediocre, “a ir pasando”, sino a revivir en nosotros el momento de nuestro “” al Señor; ya sea en el matrimonio, la consagración, la vida seglar…  En definitiva, a vivir nuestro Bautismo. En palabras del Papa Francisco en la Vigésima Jornada de la Vida Consagrada, el pasado 2 de febrero, a ser “Testigos de la Esperanza y la Alegría”. Esperanza que no defrauda, porque está basada en Aquel en quien hemos puesto nuestra confianza (cf 2ª Tim 1, 12). Que nos amó y se entregó a Si mismo por nosotros (cf Ga 2, 20). Por eso, santa Escolástica, hermana de san Benito, que festejábamos el pasado 10 de febrero, “Obtuvo más de su Amado Señor porque amó más” (Diálogos de s. Gregorio Magno).

Leer más