· 

XII Domingo del Tiempo Ordinario

TEXTO EVANGÉLICO

Al atardecer, les dice Jesús: «Pasemos a la otra orilla.»  Despiden a la gente y le llevan en la barca, como estaba; e iban otras barcas con él. En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, de suerte que ya se anegaba la barca. Él estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal. Le despiertan y le dicen: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y dijo al mar: «¡Calla, enmudece!» El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza. Y les dijo: «¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?» Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros: «Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?» (Mc 4, 34-41)

CONSIDERACIÓN

“Al atardecer”. No es indiferente el momento en el que Jesús manda a los discípulos que crucen a la otra orilla. A esa mima hora comenzó la creación, y a la misma, Dios paseaba con Adán por el jardín a la hora de brisa. A esa hora fue la última cena, y Jesús resucitado partió el pan a los dos discípulos de Emaús.

Cruzar a la otra orilla no significa solo cruzar el Lago de Galilea, es hacer la travesía de la existencia. La imagen se puede aplicar a la opción radical del seguimiento evangélico, de la conversión. A la luz de la descripción que hace san Marcos, el relato se convierte en código interpretativo y transfigurador de la realidad, clave pascual de muerte y resurrección, por la que se ilumina todo acontecimiento.

Las imágenes con las que se describe la singladura -la borrasca, las olas encrespadas por el viento, Jesús dormido-, los gestos de Jesús -despertado, haciendo amainar el viento y serenar las aguas con su voz -, son referentes para afrontar la adversidad, referentes tan necesarios actualmente en tiempo de pandemia.

PROPUESTA 

¿Tienes miedo? ¿Tienes fe? ¿Confías en la Palabra de Jesús?