· 

Camino de luz, Palpar y creer

PALPAR Y CREER

TEXTO BÍBLICO

«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente». Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!» (Jn 20, 27-28)

CONSIDERACIÓN

Jesús resucitado sigue dejándose palpar en las llagas de los más pobres, en las heridas de los que sufren, y quienes se atreven a poner sus manos en los menesterosos gozan de alegría en el corazón y de la experiencia indecible que ensancha por dentro. No olvides, en tu herida está tu don.

ORACIÓN

“Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa esperanzada” (Sal 15, 8-9).

CUESTIÓN 

¿Has sentido la alegría que surge en el interior cuando se hace bien al necesitado?