· 

Miércoles Santo

EVANGELIO

“El primer día de los Ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?» Él contestó: «Id a la ciudad, a casa de quien vosotros sabéis, y decidle: “El Maestro dice: mi hora está cerca; voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”». Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce” (Mt 26, 17-20).

SANTOS PADRES

“Si te sientas a comer en la mesa de un señor, mira con atención lo que te ponen delante, y pon la mano en ello pensando que luego tendrás que preparar tú algo semejante. Esta mesa de tal señor no es otra que aquella de la cual tomamos el cuerpo y la sangre de aquel que dio su vida por nosotros. Sentarse a ella significa acercarse a la misma con humildad,. Mirar con atención lo que nos ponen delante equivale a tomar conciencia de la grandeza de este don. Y poner la mano en ello, pensando que luego tendremos que preparar algo semejante, significa lo que ya he dicho antes: que así como Cristo dio su vida por nosotros, también nosotros debemos dar la vida por los hermanos” (San Agustín). 

CONSIDERACIONES

No hay tiempo que perder. Es día de prepararse para la Cena Santa. Si por lo que sea no puedes asistir presencialmente, cabe que celebres en familia algún signo que te evoque la Última Cena.

Jesús comparte en el marco de la Antigua Alianza la Cena Pascual e inaugura la Nueva Alianza.

 Con la Cena Santa, al tomar los frutos de la tierra y convertirlos en su propio Cuerpo, Jesús sella el pacto por el que se reconcilia el cielo con la tierra y acontece la nueva creación. 

PROPUESTA

¿Cómo piensas celebrar el Triduo Pascual?