· 

El signo que salva

Via Crucis VI, Kloster Knechtsteden, Dormagen
Via Crucis VI, Kloster Knechtsteden, Dormagen

EVANGELIO

“Y entonces dijo Jesús: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, sabréis que “Yo soy”, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada». Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él” (Jn 8, 28-30).

SANTOS PADRES

“Jesús, dirigiéndose a los circunstantes dijo: No por mí, sino por vosotros se ha dejado oír esta voz. Ahora viene la condenación de este mundo; ahora el señor de este mundo va a ser arrojado fuera. Y yo, cuando sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. ¡Oh admirable poder de la cruz! ¡Oh inefable gloria de la pasión! En ella, se encuentra el tribunal del Señor, el juicio del mundo, el poder del crucificado” (San León Magno). 

CONSIDERACIONES

Jesús crucificado, levantado en alto, permanece como ciudad que no se puede ocultar, como atalaya y vigía de la grey, Pastor que cuida su rebaño con el cayado de la Cruz, de la entrega total.

Jesús, levantado en alto, es la otra cara de la Transfiguración, y desvela que la puerta de la luz y de la gloria es la entrega total.

Jesús, levantado en alto, ilumina toda situación penosa, y quien se adhiere a su Cruz, experimentará la iluminación de la fe y el acompañamiento interior.

PROPUESTA

 ¿Te atreves a interpretar el sufrimiento de manera trascendente?