· 

San José

EVANGELIO

“La generación de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.” (Mt 1, 18-20).

SANTOS PADRES

José fue elegido por el eterno Padre como protector y custodio fiel de su Hijo y cumplió su oficio con insobornable fidelidad. Si relacionamos a José con la Iglesia universal de Cristo, ¿no es este el hombre privilegiado y providencial, por medio del cual la entrada de Cristo en el mundo se desarrolló de una manera ordenada y sin escándalos? La Iglesia, después de María, es san José a quien debe un agradecimiento y una veneración singular” (San Bernardino de Siena). 

CONSIDERACIONES DESDE LA CARTA APOSTÓLICA PATRIS CORDE

Jesús es llamado: “El Hijo de José”, un humilde carpintero (cf. Mt 13,55) desposado con María (cf. Mt 1,18; Lc 1,27); un «hombre justo» (Mt 1,19), siempre dispuesto a hacer la voluntad de Dios, manifestada en su ley (cf. Lc 2,22.27.39). Vio nacer al Mesías (Lc 2,7). Fue testigo de la adoración de los pastores (cf. Lc 2,8-20) y de los Magos (cf. Mt 2,1-12) (Patris Corde).

Al cumplirse ciento cincuenta años desde que el beato Pío IX, el 8 de diciembre de 1870, lo declarara como Patrono de la Iglesia Católica, el objetivo de esta Carta apostólica es que crezca el amor a este gran santo, para ser impulsados a implorar su intercesión e imitar sus virtudes, como también su resolución.

El Decreto de la Penitenciaría Apostólica ofrece la posibilidad de recibir indulgencias especiales vinculadas a la figura de San José, hasta el 8 de diciembre de 2021. "El don de la Indulgencia Plenaria se extiende particularmente a los ancianos, los enfermos, los agonizantes y todos aquellos que por legítimos motivos no pueden salir de su casa”.

PROPUESTA  

Meditar en la vida de san José; realizar actos de misericordia; orar en familia, trabajar con dignidad; orar por los que sufren; lucrarse de las gracias jubilares especiales.