· 

Transfiguracón

Via Crucis XII, Santa Clara, Molina de Aragón
Via Crucis XII, Santa Clara, Molina de Aragón

EVANGELIO

“Jesús toma consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, sube aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». No sabía qué decir, pues estaban asustados. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo»” (Mc 9, 2-10).         

SANTOS PADRES

“El Señor descubre su gloria en presencia de unos testigos escogidos e ilumina con tan gran esplendor aquella forma corporal, que le es común con todos, que su rostro se pone brillante como el sol y sus vestidos blancos como la nieve. Sin duda esta transfiguración tenía sobre todo la finalidad de quitar del corazón de los discípulos el escándalo de la cruz, a fin de que la humillación de la pasión voluntariamente aceptada no perturbara la fe de la dignidad oculta” (San León Magno). 

CONSIDERACIONES

El camino de la Cruz para el cristiano está remecido de la luz pascual.

Subir al Monte del Señor es subir al Monte de la Transfiguración, al Monte Calvario y al Monte de la Ascensión. Somos invitados a entrar en la nube de la manifestación divina en la que se nos revela la identidad de Jesucristo, Hijo amado de Dios, y en Él la nuestra.

El cristiano no sigue un código de moral, sino a una persona, a Jesucristo, Luz del mundo, que transfigura toda la realidad como profecía de la gloria de Dios.

PROPUESTA

Tu camino cuaresmal, ¿lo experimentas oscuro, con penosidad o luminoso?