· 

Tiempo de oración

Via Crucis VII, Santa Clara Molina de Aragón
Via Crucis VII, Santa Clara Molina de Aragón

EVANGELIO

 

“Vosotros orad así: “Padre nuestro que estás en el cielo, | santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, | hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, | como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.” (Mt 6, 9-13)                    

 

SANTOS PADRES

 

Oremos, pues, hermanos muy amados, tal como Dios, nuestro maestro, nos enseñó. A Dios le resulta familiar y aceptable la oración, cuando oramos con la que es suya, cuando llega a sus oídos la oración del mismo Cristo. Reconozca el Padre las palabras del Hijo, cuando hacemos oración; el mismo que habita en nuestro interior esté también en nuestra voz y, puesto que es abogado de nuestros pecados ante el Padre, pronunciemos las palabras de este abogado nuestro cuando nosotros, pecadores, pidamos por nuestros delitos” (San Cipriano). 

 

CONSIDERACIONES

 

La oración vocal no es inferior a la oración mental. Santa Teresa afirma: “Porque, a cuanto yo puedo entender, la puerta para entrar en este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración” (M I, 1, 7).

Orar en la lengua propia de Dios es orar con su Palabra. “¿Con cuánta mayor eficacia no obtendremos lo que pedimos en el nombre de Cristo, si lo pedimos con su propia oración?” (San Cipriano)

La Palabra de Dios no vuelve vacía si retorna hecha oración. 

PROPUESTA 

 

¿Te has señalado ya algún tiempo de oración diaria? ¿Rezas vocalmente?