· 

Letanías al Espíritu Santo

Espíritu Santo: ¡Ven!

Espíritu Creador: ¡Ven!

Abogado Defensor: ¡Ven!

Consejero Interior: ¡Ven!

Santo Paráclito: ¡Ven!

Maestro espiritual: ¡Ven!

Consolador del corazón: ¡Ven!

 

Dador del don de Sabiduría: ¡Ven!

Dador del don de Entendimiento: ¡Ven!

Dador del don de Consejo: ¡Ven!

Dador del don de Ciencia: ¡Ven!

Dador del don de Fortaleza: ¡Ven!

Dador del don de Piedad: ¡Ven!

Dador del don de Temor de Dios: ¡Ven!

 

Orante interior: ¡Habítanos!

Aliento de vida: ¡Habítanos!

Movedor hacia el bien: ¡Habítanos!

Principio de bondad: ¡Habítanos!

Defensor de la verdad: ¡Habítanos!

Inspirador del bien hacer: ¡Habítanos!

Respiración divina: ¡Habítanos!

 

Inspirador de toda destreza: ¡Habítanos!

Amor divino: ¡Habítanos!

Huésped del alma: ¡Habítanos!

Amigo del alma: ¡Habítanos!

Unión teologal: ¡Habítanos!

Engendrador de gracia: ¡Habítanos!

Fuerza del Altísimo: ¡Habítanos!

 

Médico del alma: ¡Acompáñanos!

Rocío del cielo: ¡Acompáñanos!

Resplandor divino: ¡Acompáñanos!

Luz Santísima: ¡Acompáñanos!

Compañero doméstico: ¡Acompáñanos!

Perdón de los pecados: ¡Acompáñanos!

Bálsamo en la herida: ¡Acompáñanos!

 

Principio transfigurador: ¡Inspíranos!

Espíritu santificador: ¡Inspíranos!

Revelación divina: ¡Inspíranos!

Inspiración poética: ¡Inspíranos!

Creatividad artística: ¡Inspíranos!

Sensibilidad espiritual: ¡Inspíranos!

Inspirador de la belleza: ¡Inspíranos!

 

Comunión esencial: ¡Ayúdanos!

Coincidencia de los ánimos: ¡Ayúdanos!

Sostenimiento en la lucha: ¡Ayúdanos!

Delicadeza del ser: ¡Ayúdanos!

Armonía comunitaria: ¡Ayúdanos!

Comunidad divina: ¡Ayúdanos!

Amor de Dios: ¡Ayúdanos!