· 

Carta desde Buenafuente, mayo 2020

Querido Amigo de Buenafuente:

De nuevo me pongo en contacto contigo para expresarte, sobre todo, mis deseos, y los de la Comunidad de Monjas, de los demás sacerdotes, así como de los laicos que viven en Buenafuente, de que sigas defendido de contagio. Cada día en el Monasterio rezamos, ante la imagen del Cristo de la Salud, oraciones especiales para que el Señor aparte de nosotros el mal.

La realidad de la pandemia sigue sin resolverse, y las noticias, por mucho que hablen de “desescalada”, no ofrecen ninguna seguridad de estar libres de contagiar o de ser contagiados. Por esta razón, ante la nueva normativa del gobierno, consultados informes médicos, de acuerdo con la Comunidad de Monjas, y con la Fundación de Buenafuente, hemos decidido suspender las actividades programadas para los meses de mayo y de junio, tanto en Buenafuente, como en Madrid. 

No podemos afirmar que se vaya a llevar a cabo el calendario de verano si no hay seguridad en la prevención y tratamiento del virus. Por ello, también hemos decidido suspender el proyecto de realizar el Camino de Santiago, salvo que a última hora las circunstancias sanitarias den seguridad.

Justo este mes de mayo, el día 21, teníamos previsto abrir el año jubilar, por el 775 aniversario de la presencia del Cister en el Sistal, y con motivo de la Pascua de Pentecostés, el 30 y 31 de mayo, haber tenido celebraciones especiales, presididas por el Cardenal Aquilino Bocos, pero por los mismos motivos suspendemos los actos. No obstante, en nuestro corazón pedimos que Dios bendiga a la Comunidad de Hermanas, y se fortalezca la presencia cisterciense con nuevas vocaciones, tan necesarias para la permanencia monástica en este lugar.

A nivel parroquial, en diálogo con los alcaldes de la comarca, también se han suprimido las romerías populares a los santuarios marianos, que tradicionalmente se hacían durante el mes de mayo.

Nada de esto es óbice para sentir más viva la amistad y la alegría de pertenecer a esta historia casi milenaria de Buenafuente. Sabéis que os encomendamos, rezad también por nosotros. Estamos bien, y gozamos del don de poder celebrar cada día en comunidad la Liturgia de las Horas, la Eucaristía, y tiempos de adoración ante el Sacramento.

Os iremos informando de cualquier novedad que tengamos.