· 

Lunes de Pasión

Déjame que hoy te comparta

El esplendor de la nieve,

El silencio embellecido,

La soledad con guirnaldas.

Déjame que te introduzca

En los secretos del alma,

En la anchura dilatada,

En la certeza del alba.

No podrá el mal al bien,

el hielo a la madrugada,

Como no puede el pecado,

Al manto de la nevada.

Hoy se nos apiada el cielo,

De tanta sequía extrema,

Y se enjuga el corazón

por visita tan interna.

Huella invisible y cierta

que en esta hora acompaña

la de Quien rige el tiempo

y aparece en la montaña.

Y me quedaré extasiado

No obstante el dolor del alma,

Al ver que cabe belleza

y el brillo de las lágrimas.