Si en tiempos oscuros

Si en tiempos oscuros

sentí la noche y el abismo.

Si en la fuerte tormenta

narré el vértigo y el miedo.

Si en la quiebra humana

grité ¡auxilio, socorro!

Si en el desespero

me rendí confiado.

Hoy no puedo silenciar

la paz del alma.

No es justo secuestrar

el ánimo bendecido.

Si es realidad la herida,

y el llanto contenido,

También es real

el bálsamo que cura.

Hoy quiero gritar:

¡es verdad el amor!

Deseo acreditar

la experiencia cierta.

La que toma anchura

en el amplio silencio.

Y libera la mente 

de todos los fantasmas.

Es justo confesar

la íntima presencia

Y desbordar el corazón

de sentimientos buenos.

Mas la experiencia advierte

que es mejor ser discretos,

y ahondar en intimidad

el dulce encuentro.

Sin hecho extraordinario,

sin sobresalto externo,

Solo se oye el rumor,

la brisa suave.

Se percibe que es cierta

la presencia amiga,

por más que no se vea

ni su voz se oiga.

Y absorto, sin palabras,

al tiempo de la ráfaga,

que me trae el viento,

me quedo en embeleso.

 

        Ávila, 10 de octubre, 2019