El tiempo derramado

Tarde gratuita ante tu presencia,

sin más que mirar, y siendo mirado.

De tú a tú, en correspondencia amiga

con quien siempre a la espera permanece.

In-útil proyecto es perder el tiempo,

para quienes solo mueve el interés,

pasar el rato en relación amiga,

sabiéndose, sin nada más que ser.

Yo sé que nada ante Ti se pierde,

cuando la razón solo es el amor.

Mas no busco en ello interés alguno,

En este obsequio quedo, vespertino.

Si Tú quedas oculto en el misterio,

sin reclamarme gestos generosos,

al menos vaya por respuesta amable

la oración derramada gratuita. 

Sea también por tantos mi presencia,

por quienes viven solos, angustiados,

la ofrenda de las horas silenciosas,

de estar, solo estar ante el Sacramento. 

Y el tiempo se remece de sentido,

solidario por quienes fatigados,

quisieran disfrutar de este sosiego,

o abandonar el lecho dolorido. 

¿Qué mérito tiene ofrecer el tiempo

cuando se goza de paz y de salud? 

Te presento, Señor, las inclemencias

de aquellos que desean tu mirada.

Ya que viven a oscuras, en tinieblas,

hazte luz en sus horas clandestinas

por no sentir reflejo de tus ojos,

mas, inconscientes, tu amistad mendigan. 

                          Tarde del Corpus, 23 de junio, 2019