Ser pan roto y entero, Eucaristía

Querido amigo: 

Me dirijo a ti de manera especial para invitarte a que te sumes a mi acción de gracias por cumplir cincuenta años de sacerdote y de estancia en Buenafuente. El próximo 14 de septiembre, celebraré mis bodas de oro sacerdotales. Es la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, aniversario de mi ordenación sacerdotal y de permanencia en el Sistal, día de honrar la imagen del Cristo de la Salud. 

Los actos que hemos programado comienzan el día 13 con las Vísperas solemnes, y por la noche, tiempo de adoración y canto de Vigilias. El día 14 tendremos la Eucaristía, y por la tarde, después de Vísperas, a las 18:30, una velada familiar, en la que se presentará mi libro “Me parece soñar”, y los cantos “A la luz del Sistal”, composiciones de Ignacio Yepes. Tanto al mediodía como por la tarde se ofrecerá la comida y la cena en la plaza. El domingo tendremos una breve reunión a las 10:00, y Eucaristía a las 12:00 por todos los amigos que nos han precedido.

Por muchos años, mi lema sacerdotal fue “Ser pan partido”, desde la resonancia de la fracción del pan. En mis bodas de plata sacerdotales lo cambié por “Roto y entero”, por la entrega total de Quien se nos da en cada parte del pan santo. Y al llegar a los 50 años de sacerdote, concreto el lema: “Ser pan roto y entero, Eucaristía”.

Gracias por vuestros gestos de cercanía y de felicitación, rezad también por mí. Como he titulado el libro en el que hago memoria de estos cincuenta años, me parece soñar 

Dado que la posibilidad de pernoctar en Buenafuente es limitada, y según noticias está todo lleno, mi consejo es que nos comuniquéis si podéis asistir tanto a la comida, como a la cena, aunque pernoctéis fuera.