Camino de Santiago

¿Qué tiene el Camino que fascina tanto?

¿Acoso dicta a la memoria el ser primero?

Y resuena Abraham en sus senderos,

Jacob en sus exilios.

José en su destierro.

El pueblo de Israel en su Éxodo.

 

¿Tendrá el camino la urdimbre primigenia,

la resonancia de la tierra nativa,

el origen y la meta?

 

¿Será el Camino la vocación humana,

la de hombre Viator,

que debe dejar de poseer la estampa,

el instante placentero, la sombra y el cobijo,

por continuar la existencia?

Solo sé que el hombre contemporáneo,

dado al vuelo y a la prisa,

redescubre, no sé si del todo consciente,

que el ritmo adecuado es el paso a paso,

y medir la distancia con sus pies ligeros.

 

Y encuentro que a mi paso va otro viajero,

dispuesto a acompañarme de por vida.

Y en cada etapa, me ofrece su Palabra,

Y el Pan partido, y hasta Él mismo resuelve

hacerse mi Camino y mi destino.

 

                                        Camino, 10 de agosto de 2019