XIV Domingo del Tiempo Ordinario

“Yo haré derivas hacia ella como un río la paz” (Isa 66, 12)

“La paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma; también sobre el Israel de Dios. La gracia de Nuestro Señor Jesucristo esté con todos vosotros” (Gál 6, 16.18)

“Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa” (Lc 10, 5)

          RESONANCIAS

Donde hay paz

Donde hay paz, no hay guerra

Donde hay paz, no hay odio

Donde hay paz, no hay rencor

Donde hay paz, no hay envidia

Donde hay paz, no hay celos

Donde hay paz, no hay violencia

 

Donde hay paz, no hay malquerer

Donde hay paz, hay alegría

Donde hay paz, hay serenidad

Donde hay paz, hay bendición

Donde hay paz, hay prosperidad

Donde hay paz, hay unidad

Donde hay paz hay hospitalidad

Donde hay paz hay fortaleza

 

La paz se experimenta en el interior

La paz se goza en la conciencia

La paz se celebra en la familia

La paz posibilita la convivencia

La paz aumenta el fruto del trabajo

La paz es un don para un pueblo

La paz la cantan los ángeles para todos los hijos de los hombres.

                       DISCERNIMIENTO

Tanto en paz, tanto en Dios

La paz es signo de que se sigue el querer de Dios

La paz es compañera de la obediencia a la voluntad divina.

La paz es una señal inequívoca a la hora de tomar una opción de vida

 

Jesucristo es el Príncipe de la Paz

Jesucristo resucitado saluda a los suyos: “La paz con vosotros”

 

Jesucristo nos envía como mensajeros de su Paz.