V Domingo de Cuaresma

III Estación, Jesús cae por primera vez
III Estación, Jesús cae por primera vez

«Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?». «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra» (Jn 8, 4-5.7)

Dicen que el texto evangélico de la adúltera, por ser un relato enojoso, nadie deseaba introducirlo en su tradición. Nadie quiere juntarse con gente de mala fama. Pero Jesús es capaz de atravesar todas las fronteras.

¡Qué fácil es autojustificarse agrandando la culpa y el pecado del otro! Vivimos tiempos semejantes a la escena del Evangelio, buscando a quien apedrear. El papa Francisco se extraña de la falta de compasión colectiva, aun dentro de la Iglesia.

PENSAMIENTO

Y se encontraron la Miseria y la Misericordia; el pecado y el perdón; el límite y la esperanza.

PROPUESTA

No te justifiques en tu debilidad, Jesús puede más que tu posible pecado.

CUESTIÓN 

¿Te levantas cuando caes, o te hundes y permaneces postrado en tu debilidad?