III Martes de Cuaresma

V Estación, El cirineo ayuda a Jesús a llevar la Cruz
V Estación, El cirineo ayuda a Jesús a llevar la Cruz

 “Señor, somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados. En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia. Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde” (Dn 3, 37-38).

En el discernimiento cristiano, el punto de partida es la realidad personal: somos pecadores, invitados a la misericordia y al perdón.

Desde la conciencia de haber sido perdonado nace la actitud entrañable de perdonar.

PENSAMIENTO

Nunca pierde el que perdona.

PROPUESTA

“Perdonad y seréis perdonados, dad y se os dará”.

CUESTIÓN

 

¿Te cuesta perdonar? ¿Eres rencoroso? ¿Te ves reflejado en quienes dicen: “Perdono pero no olvido?