I Miércoles de Cuaresma

VIII Estación, Jesús se dirige a las mujeres
VIII Estación, Jesús se dirige a las mujeres

“Un corazón quebrantado y humillado, oh Dios, Tú no lo desprecias” (Sal 50).

En el camino espiritual, la humildad es la escalera por la que ascender.

Sabemos que Dios acoge a los humildes y resiste a los soberbios.

Cabe una falsa humildad, la de creerse sin remedio.

PENSAMIENTO

Cuando el hombre, capaz de emanciparse de Dios, reconoce a su Creador, adquiere la mayor dignidad.

PROPUESTA

Reconoce tu debilidad y déjate perdonar.

CUESTIÓN 

¿Cuánto hace que no has celebrado el sacramento del perdón?