Octavario antes de Navidad

PERSONAJE BÍBLICO: LOS PASTORES

IMAGEN: LA ADORACIÓN DE LOS PASTORES

Los entendidos en pintura nos enseñan a ver los cuadros desde perspectivas diferentes. Murillo es diestro en mostrarnos a través de la luz el motivo principal, que en este caso es el Niño Jesús en brazos de su Madre. Cabe también descubrir la intencionalidad de la posición de los pastores en la línea imaginaria en oblicuo hacia el Niño, para llamar aún más la atención del motivo central.

PERSONAJES: LOS PASTORES

De manera costumbrista, Murillo representa a los pastores que llevan los aguinaldos al Niño Jesús: de lo que tienen en sus casas, huevos, pollos, cordero, productos que nos introducen en la cultura rural y andaluza de la época, algo tan necesario para no perder las raíces de la vida. La presencia de los pastores en las escenas evangélicas de Navidad potencian los valores del mundo rural. La sencillez, la fe, la prontitud, la admiración, la generosidad, la alegría, la laboriosidad son valores de las gentes del campo. “En aquella misma región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turnos su rebaño” (Lc 2, 8).

CONSIDERACIÓN

Tengo para mí que no es indiferente el momento que Dios escogió para venir a nuestro mundo. ¿Por qué lo hizo cuando las comunicaciones eran tan penosas? ¿Por qué eligió un lugar concreto, Belén, que se traduce “Casa del Pan”, para venir al mundo quien se va a presentar a sí mismo como Pan de Vida?

Ahora crece la sensibilidad ecológica, pero se abandona el campo. Ahora en la ciudad las personas son sensibles a la contaminación atmosférica, y hacen calles para peatones. En los pueblos se va andando de un lado a otro, y el aire es limpio y se respeta el medio. Apartarse de la naturaleza deshumaniza.

La Navidad nos invita al respeto de la naturaleza, al resaltar el protagonismo de quienes viven en medio de ella cuidando los ganados. Ellos conocen las estrellas y el tiempo que va a hacer, y saben acompasar su labor al ritmo de la luz del día.

Desde la ciudad se prohíbe el maltrato a la vegetación; en el pueblo se sabe lo que se debe cortar, talar, podar, escardar o seleccionar. Los belenistas nos introducen en los ambientes costumbristas. Hoy nuestros pueblos son verdaderos belenes vivientes.

PROPUESTA

¿Respetas la naturaleza? ¿Eres consumista de los bienes?