II Miércoles de Adviento

TEXTO BÍBLICO

“Se cansan los muchachos, se fatigan, los jóvenes tropiezan y vacilan; pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas como las águilas, corren sin cansarse, marchan sin fatigarse” (Is 40, 30-31).

TEXTO PATRÍSTICO

Fiel es Dios, que se ha constituido en deudor nuestro. Prometió la salud eterna, la vida bienaventurada en la compañía eterna de los ángeles, la herencia inmarcesible, la gloria eterna, la dulzura de su rostro, la casa de su santidad en los cielos y la liberación del miedo a la muerte, gracias a la resurrección de los muertos. Esta última es como su promesa final, a la cual se enderezan todos nuestros esfuerzos y que una vez alcanzada, hará que no deseemos n i busquemos ya cosa alguna” (San Agustín).

TEXTO PONTIFICIO

 

“El inolvidable Cardenal Nguyen Van Thuan nos ha dejado un precioso opúsculo: Oraciones de esperanza. Durante trece años en la cárcel, en una situación de desesperación aparentemente total, la escucha de Dios, el poder hablarle, fue para él una fuerza creciente de esperanza, que después de su liberación le permitió ser para los hombres de todo el mundo un testigo de la esperanza, esa gran esperanza que no se apaga ni siquiera en las noches de la soledad” (Benedicto XVI, Spe Salvi 32).

TEXTO LITÚRGICO

“Porque la sangre de los gloriosos mártires, derramada, como la de Cristo, para confesar tu nombre, manifiesta las maravillas de tu poder; pues en su martirio, Señor, has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio, por Cristo, Señor nuestro” (Prefacio de mártires).

CONSIDERACIÓN

Lo débil, lo pequeño, lo marginal, se convierte en las manos de Dios en signos de su presencia y de su acción misericordiosa. La Virgen nazarena exulta porque el Señor saca de la basura al pobre y enaltece a los humildes. El salmista canta: “Mi fuerza y mi poder es el Señor”.

PROPUESTA 

¿En quién o en qué pones tu confianza?