II Lunes de Adviento

TEXTO BÍBLICO

“Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará” (Is 35, 1-4).

TEXTO PATRÍSTICO

“Porque en darnos, como nos dio, a su Hijo -que es una Palabra suya, que no tiene otra-, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra, y no tiene más que hablar” (San Juan de la Cruz).

TEXTO PONTIFICIO

“En efecto, como han recordado los Padres durante el Sínodo, la «especificidad del cristianismo se manifiesta en el acontecimiento Jesucristo, culmen de la Revelación, cumplimiento de las promesas de Dios y mediador del encuentro entre el hombre y Dios. Él, que nos ha revelado a Dios (cf. Jn 1,18), es la Palabra única y definitiva entregada a la humanidad” (Benedicto XVI, Verbum Domini 14).

TEXTO LITÚRGICO

“Y tanto amaste al mundo, Padre santo, que, al cumplirse la plenitud de los tiempos, nos enviaste como salvador a tu único Hijo” (Plegaria IV).

CONSIDERACIÓN

Jesucristo es la revelación plena de Dios y del hombre; si queremos saber quién es Dios y no deseamos perecer en deísmos, deberemos mirar a quien nos lo ha manifestado. Y si queremos saber lo que es ser hombre, recordemos que se nos ha revelado en quien siendo Dios, tomó nuestra naturaleza para que comprendiéramos nuestra semejanza divina.

PROPUESTA

¿Iluminas tu vida con la Palabra? ¿Te sabes reflejado en el rostro de quien se ha hecho uno de nosotros, menos en el pecado?