IV Viernes de Cuaresma

VIA CRUCIS DE MARÍA

TEXTO LITÚRGICO

“El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. Aunque el justo sufra muchos males, de todos lo librará el Señor. Él cuida de todos sus huesos, y ni uno solo se quebrará. El Señor redime a sus siervos, no será castigado quien se acoge a él” (Sal 33).

IMAGEN

El llanto de María, imagen que se venera en la iglesia de Santa Andrea, Colonia (Alemania).

DÉCIMA TERCERA ESTACIÓN

Jesús, bajado de la Cruz, es colocado en brazos de su Madre 

“… su esposa María, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras estaban allí, le llegó a ella el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre” (Lc 2, 5-7).

COMENTARIO

Virgen Nazarena, sí, el que abrazas ahora es el mismo al que diste a luz en Belén. Es el mismo que tú acogiste, besaste y envolviste en pañales.

La iconografía representa de forma anacrónica el cuerpo del Señor en brazos de su Madre para significar el doble plano que se funde en la Mujer bendita: la Nazarena que sostiene a Jesús niño, y la corredentora que, como altar y sede, nos presenta al Redentor del mundo.

CUESTIÓN 

¿Sabes leer tu vida en una perspectiva pascual? ¿Te comprendes en medio de las pruebas, sostenido por el amor entrañable de Dios? ¿Te sabes abrazado por la Madre de Jesús?