II Viernes de Cuaresma

EL VIA CRUCIS DE MARÍA

TEXTO LITÚRGICO

“José era el preferido de Israel, porque le habla nacido en la vejez, y le hizo una túnica con mangas. Al ver sus hermanos que su padre lo prefería a los demás, empezaron a odiarlo y le negaban el saludo” (Gn 37, 3-4).

IMAGEN

Escultura en bronce, en los jardines de la Basílica de la Anunciación de Nazaret

PRIMERA ESTACIÓN

El ángel del Señor le anuncia a María su maternidad virgen.

“¿Cómo será eso, pues no conozco varón?” 

“María estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado” (Mt 1, 18-19).

CONSIDERACIÓN

Contemplo lo que pudo suponer para la joven María quedarse en estado sin concurso de varón, al imaginar las dudas de su esposo. El silencio de la virgen nazarena y la discreción de san José envolvieron el misterio de dolor y gozo, por el que nos ha venido la salvación. ¡Cuantas veces por desahogo se rompe una esperanza!

CUESTIÓN

¿Descubres en María y en José la clave del silencio que hizo posible la Palabra?