II Sábado de Adviento

MONICIÓN

Hay referencias bíblicas que están remecidas de significado. Es el caso de la imagen de la vid, o de la viña, que es tomada para representar al pueblo de Dios, la parcela preferida del Labrador, que es el mismo Dios.

Los frutos de la vid son los testigos de la tierra de la promesa: los exploradores llevan entre dos los racimos cortados en Canaán. Pero a su vez, la viña, que representa el comportamiento de los israelitas, para decir de su infidelidad e idolatría se vuelve borde.

Belén será tierra de uvas dulces, y Jesús vendrá a ser la mejor vid, y la copa brindada como expresión de su entrega total.

TEXTO BÍBLICO

“Dios de los ejércitos, vuélvete:/mira desde el cielo, fíjate,/ ven a visitar tu viña,/ la cepa que tu diestra plantó,/ y que tú hiciste vigorosa.”

TEXTO MÍSTICO 

“Cazadnos las raposas,/ Que está ya florecida nuestra viña,/ En tanto que de rosas/ Hacemos una piña,/ Y no parezca nadie en la montiña” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 16).

La Anunciación, Mario Rupnik, en el Vaticano
La Anunciación, Mario Rupnik, en el Vaticano

TEXTO PONTIFICIO

“San Francisco, fiel a la Escritura, nos propone reconocer la naturaleza como un espléndido libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad: Por eso, él pedía que en el convento siempre se dejara una parte del huerto sin cultivar, para que crecieran las hierbas silvestres, de manera que quienes las admiraran pudieran elevar su pensamiento a Dios, autor de tanta belleza. El mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza” (Francisco, LS 12).

LA VID

“Voy a cantar a mi amigo | el canto de mi amado por su viña. | Mi amigo tenía una viña en un fértil collado. La entrecavó, quitó las piedras y plantó buenas cepas; | construyó en medio una torre y cavó un lagar. | Esperaba que diese uvas, pero dio agrazones. Ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, | por favor, sed jueces entre mí y mi viña. ¿Qué más podía hacer yo por mi viña que no hubiera hecho?” (Is 5, 1-4) 

¿Te sientes unido a la Vid, que es Cristo, como el sarmiento que da buenos frutos?