Fiesta de la amistad

El perdón libera del rencor.

El perdón deja paz en el alma.

El perdón siembra esperanza de perdonanza.

El perdón borra la mala memoria de las ofensas recibidas.

El perdón devuelve el brillo a la mirada.

El perdón ennoblece a quien lo da.

El perdón asemeja a Dios.

 

La amistad es un tesoro, dice la Biblia.

La amistad no se compra, es un regalo.

La amistad es tierra firme sobre la que construir la historia personal.

La amistad buena enriquece el alma.

La amistad siempre es nueva, y la mejor es la de los viejos amigos, como el vino.

La amistad no se merece, se acoge y se cultiva.

 

La amistad verdadera siempre ayuda y nunca esclaviza.

El amor es siempre un don

El amor se puede convertir en llamada.

El amor puede llegar a ser vocación.

El amor es divino; Dios es amor.

El amor todo lo supera, dice el apóstol.

El amor nace de las entrañas y es fecundo.

El amor alcanza lo imposible.

 

El perdón da vida

La amistad hace la vida habitable

El amor estabiliza la existencia.

 

El perdón mueve a generosidad.

La amistad llega a la gratuidad.

El amor desborda la imaginación.

 

El perdón exige renuncia, a veces dolorosa.

La amistad es bálsamo en la herida.

El amor se olvida de sí y ama siempre.

 

Jesucristo ha venido a salvar, no a condenar.

Jesucristo nos declara amigos suyos.

Jesucristo es la revelación suprema del amor de Dios.

 

Reconozco que yo he sido perdonado.

Agradezco el regalo inmenso de los muchos amigos.

Sé que soy llamado a amar.

 

Te invito a que gustes la sabiduría del perdón.

Te aseguro que la mejor opción es abrirte a la relación amiga de Jesús.

 

Te deseo que te sientas perdonado, amigo y amado de Dios.