La fuerza de Dios

EL SECRETO DE SABER RESISTIR

Si has llegado al límite de tus fuerzas,   

si te acosan las circunstancias negativas

si te cercan noticias adversas,

si tu mente te anticipa un resultado fatal,

si crees que no hay remedio,

si te asalta la tentación de la desesperanza,

si cuanto sucede se opone a tu deseo,

EN ESA ENCRUCIJADA, TE RECOMIENDO

Mira a Jesucristo en Getsemaní,

observa los movimientos del Maestro.

Fíjate que en su angustia se puso a orar.

Descubre el secreto de la fuerza de Jesús, su relación.

No te duermas para evadirte del problema.

No huyas ante la adversidad.

 

Contempla la reacción de quien sabemos que triunfó de la muerte.

OBSERVA LA ESCENA

-         Jesús, en su angustia, acudió a su Padre.

-         En medio de la noche recurrió a los suyos, pero no le acompañaron.

-         En el silencio podemos escuchar las palabras más auténticas que pronunció:

“Abbá, que no se haga lo que yo quiero, sino lo que Tú quieres”, palabras que anticipan las que pronunció en la Cruz: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”.

-         Jesús se levanta, no hace violencia.

-         Jesús se fía de su Padre.

-         Jesús se entrega al misterio de la voluntad divina

-  Jesús intercede por sus amigos.

PROPUESTA

Necesitamos confiar.

Necesitamos abandonarnos, como Jesús, en manos de Dios.

Necesitamos dar fe a la Palabra divina, que nos asegura su fuerza.

Necesitamos creer en la Providencia

Necesitamos asociarnos a Jesucristo.

Necesitamos atrevernos a pronunciar: “Hágase tu voluntad”.

 

Necesitamos sabernos mirados, acompañados, amados por Dios.