I Viernes de Cuaresma

Año de la Misericordia

“Pero cuando se avecinan estos días, consagrados más especialmente a los misterios de la redención de la humanidad, estos días que preceden a la fiesta pascual, se nos exige con más urgencia una preparación y una purificación del espíritu. Porque es propio de la festividad pascual que toda la Iglesia goce del perdón de los pecados, no sólo aquellos que nacen en el sagrado bautismo, sino también aquellos que desde hace tiempo se cuentan ya en el número de los hijos adoptivos” (San León Magno).

I Viernes de Cuaresma: El Perdón

La imagen del Buen Pastor concentra la experiencia de la misericordia de Jesucristo con la oveja perdida, con quien se ha extraviado del camino recto.

 

Texto bíblico: “Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir? Pero de ti procede el perdón, y así infundes respeto” (Sal 129).

El papa Francisco, en la Bula con la que proclama el Año de la Misericordia, afirma: “Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona” (MV 3).

Pensamiento: La misericordia consiste en dejarte buscar y encontrar por Dios. El perdón es el abrazo y el beso de Dios.

Oración: “El Señor es mi Pastor, nada me falta, en verdades praderas me hace recostar, me conduce a fuentes tranquilas y repara mis fuerzas” (Sal 22)

Propuesta

 

No hagas inútil el amor divino, acógelo. Tu mejor título será el saberte perdonado.