jue

18

feb

2016

I Jueves de Cuaresma

Año de la Misericordia

La oración perdona los delitos, aparta las tentaciones, extingue las persecuciones, consuela a los pusilánimes, recrea a los magnánimos, conduce a los peregrinos, mitiga las tormentas, aturde a los ladrones, alimenta a los pobres, rige a los ricos, levanta a los caídos, sostiene a los que van a caer, apoya a los que están en pie” (Tertuliano).

I Jueves de Cuaresma: La oración

El Monte Tabor es recinto santo, donde se guarda la memoria de la oración de Jesús, oración transfiguradora de la realidad.

 

Texto bíblico: “A nosotros, líbranos con tu mano; y a mí, que no tengo otro auxilio fuera de ti, protégeme tú, Señor, que lo sabes todo” (Ester 14, 14)-

El papa Francisco argumenta sobre la oración: “Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Éste es el momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito” (EG 3).

Pensamiento: La misericordia se experimenta de manera histórica cuando se descubre que ha sido escuchada la propia oración, y se ha sentido el alivio de la protección divina.

Oración: “Señor, escucha mi oración. tú que eres fiel, atiende a mi súplica. tú que eres justo, escúchame”.

Propuesta

 

No dejes de orar aun cuando te parezca que nada tiene remedio.