Feliz año del Señor, 2016

Con las palabras del Libro Sagrado, te deseo la bendición de Dios para este año del Señor, 2016. Que Él te bendiga, te guarde y te proteja. Y que te sientas de la mano de tu Hacedor.

Te deseo que experimentes la presencia invisible del Señor, que Él haga brillar su rostro sobre ti y te conceda su favor, y que seas para muchos destello de la mirada de Dios.

Te deseo que gustes el don precioso de la paz del corazón, que el Señor te mire y te conceda la experiencia consoladora de quien sigue el buen camino, clave para descubrir que uno no se busca a sí mismo, sino que busca la voluntad de Dios. 

Te deseo, durante este año, que te abrace la misericordia divina, y que te sumerjas en la certeza del amor de Dios hacia ti, pues en Él vivimos, nos movemos y existimos.

Te deseo, al inicio de este año de gracia, la decisión de comenzar de nuevo, gracias a la celebración del perdón, sin tener que llevar sobre tus hombros la pesada carga de la mala memoria. Aprovecha el regalo de estrenar un tiempo nuevo.

Te deseo, vivamente, que descubras el camino que te lleve a la plenitud de vida, porque encuentres el sentido de tu existencia y te hagas consciente de la llamada personal de tu Creador, que te llama de manera silenciosa pero perceptible. La Puerta por la que entrar en el sendero recto no es otra que el mismo Jesucristo.

Te deseo, y no como expresión manida, la felicidad posible, la alegría permanente, la que no depende del resultado del esfuerzo, ni de los acontecimientos favorables, sino de la certeza de saberte siempre amado y acompañado por Dios mismo.

Te deseo que descubras el secreto para vivir sereno, que no es otro que la confianza en la Providencia divina, apoyado en la Palabra de Dios. Él es fiel y cumple su palabra, como nos lo ha demostrado enviando a su Hijo al mundo, para salvación de todos.

Te deseo que puedas compartir tu fe y que se acreciente por su celebración y el testimonio de los mejores. No te arriesgue injustamente a vivir de manera individual tu identidad cristiana. 

Te deseo que durante todo el año 2016 progreses en el bien hacer, en favor de cuantos veas más necesitados, y que Dios te bendiga con la mejor prosperidad, la cosecha de las obras buenas, para beneficio de muchos y para tu propio gozo.