Clausura del Año Teresiano

Al terminar el Año Teresiano, durante el que hemos celebrado los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Cuando acabamos de llegar de visitar el Monasterio de la Encarnación de Ávila, y de celebrar en el Monasterio de la Anunciación de Alma de Tormes, donde se venera el sepulcro de la Santa, os ofrezco algunas enseñanzas de la maestra espiritual y doctora mística.

NUESTRA IDENTIDAD

“Considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal, adonde hay muchos aposentos, así como en el cielo hay muchas moradas” (1M 1, 1). “No hay edificio de tanta hermosura como una alma limpia” (CP 28, 9)

LLAMADA PERSONAL

“Poder tener su conversación no menos que con Dios” (1M 1, 6).

PUERTA POR LA QUE ENTRAR

“Porque, a cuanto yo puedo entender, la puerta para entrar en este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración” (1M 1, 7).

EJERCICIO DIARIO

“… no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (V 8, 5).

TAREA POSIBLE

“La verdadera unión se puede muy bien alcanzar, con el favor de nuestro Señor, si nosotros nos esforzamos a procurarla, con no tener voluntad sino atada con lo que fuere la voluntad de Dios” (5M 3, 3).

REGALO DE LA GRACIA

«No te espantes de esto, que con mayor unión, sin comparación, está mi Padre con tu ánima»” (R 58, 3).

SECRETO TERESIANO

Y veo yo claro, y he visto después, que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes, quiere sea por manos de esta Humanidad sacratísima, en quien dijo Su Majestad se deleita. Muy muy muchas veces lo he visto por experiencia. Hámelo dicho el Señor. He visto claro que por esta puerta hemos de entrar, si queremos nos muestre la soberana Majestad grandes secretos (V 22, 6)