Frutos de Pascua

Se ha encendido el fuego, la luz, la noche es clara como el día.

Cristo nos precede como antorcha y columna de fuego por el desierto de la vida.

Se nos concede ver de otra manera la realidad.

Dios nos presta su mirada para ver la bondad de la creación en todo.

Por gracia se nos concede ver y creer.

La fe va más allá de ver, dichosos los que sin ver creen.

Señor, auméntanos la fe.

CREER

Creer es haberse encontrado con la persona de Jesucristo.

Es quedar afectada toda la vida, en seguimiento de Jesús.

Es caminar con la certeza de no estar solos

Es trascender toda la realidad y leerla en clave de providencia

Es tener la certeza de que se camina hacia una meta de luz.

Es contar siempre con la gracia de la misericordia divina.

Es tratar constantemente con Quien ha dado su vida por amor, y sabernos amados.

RESPUESTAS

La alegría, fruto del Espíritu.

La confianza, fiados de la Providencia.

Testimonio, ser signos elocuentes ante el mundo.

Pertenencia, unidos a una comunidad de fe.

Misericordia, caridad y compartir los bienes.

Agradecimiento, conscientes del don recibido.

Oración, para consolidar la fe y la pertenencia a Cristo y a la Iglesia.

SANTA TERESA DE JESÚS

“Estando un día en oración, quiso el Señor mostrarme solas las manos con tan grandísima hermosura que no lo podría yo encarecer. (…) Desde a pocos días, vi también aquel divino rostro, que del todo me parece me dejó absorta. No podía yo entender por qué el Señor se mostraba así poco a poco, pues después me había de hacer merced de que yo le viese del todo” (Vida 28, 1).